Lejana torpeza

Lejana torpeza que me has hecho poeta:
devúelveme los gozos, las alegrias, las promesas,
cumple mi sueño y sana las grietas
del castillo que guarda a su princesa quieta.

Cercana agonía que me lleva a tus puertas:
ábreme la calle, los patios, las aceras,
déjame besarte y permanece abierta
como el agua que es cauce de los mares, cubierta:

De sales marinas y espinas rosales,
paredes de cales y males de cosas,
esposas clavadas a mi por tu parte
queriendo tenerme sin tener que amarme.

Fernan Hidabe, 3 de Junio, 2014